Un pensamiento más. Open reality

Tantas cosas que han pasado,

Tantas personas he encontrado,

Tantas cosas que he perdido,

Tantos clavos sin atar. 

Lo perfecto nunca ha sido tan perfecto; tampoco lo soy yo, tú o esta historia realista que llevamos cada día de la que se supone: cada uno es su propio protagonista. Lo diferente siempre es inquietante y anhelado en algunos factores. Mi modo de vida con altas y bajas no es la excepción y menos la tuya, aunque quizás al leer esto levantes la vista o simplemente hagas un gesto que significaría el primer interrogante: ¿En serio? “Pues sí, en serio”.

 Una cara, veinte diferentes rasgos faciales,  cincuenta expresiones y solo cinco ante la sociedad son reales; nos encontramos en un mundo en que la mentira se ha vuelto un factor para sobrevivir, al menos eso pretende ser en un laberinto sin salida; sin embargo en el interior no cabe el derecho de mentir, no existe la capacidad humana para mentirse uno mismo y pensar al final que es una verdad. La mentira como factor, no es del todo cierto para algunos que llevan la vida con una pura o cruda verdad; sin embargo para otros le quedo como anillo al dedo. No soy amante a la mentira, la mentira es solo momentánea, la cual, se acumula hasta una magnitud que termina explotando como una bomba atómica mientras que la verdad nunca cambia; siempre sale a flor de piel como instinto mismo de una abierta realidad y sobre todo no existe el temor de que llegue un punto en que colapse como una bomba.    

Una abierta realidad, una realidad de vida y en si en la vida propia como ser humano, “nada ha sido sencillo”. Todo empieza con el nacimiento, conocer la diferencia entre el bien y el mal desarrollándose con el transcurso de los años; a través de virtudes, habilidades, alegrías pero sobre todo en aquellos descensos en la vida, en los cuales, aprendemos el verdadero significado de la vida, maduramos y creamos nuevas perspectivas. Aprendemos un nuevo modo de ver las cosas haciéndonos capaces de salir victoriosos y libres. Crecemos como un ser humano ideal desde un nuevo enfoque de vista.

En una abierta realidad, en el cual, el tiempo avanza; suceden un sin número de circunstancias y solo surge la misma pregunta: ¿Por qué? Una pregunta y una respuesta tormentosa cuando la colocamos en una misma oración; en lugar de esto, deberíamos buscar la verdadera esencia y que podemos aprender de esta clase circunstancias que nos preparan para el futuro y en ocasiones para renacer como seres humanos.  

Una abierta realidad que gira en torno a la vida, posee un millón de obstáculos que sin importar el grado de magnitud que posee, tiene una razón de ser; abriéndonos las puertas a una nueva etapa en la vida que estamos a punto de explorar en nuestro camino a la felicidad y realizar nuestro propósito.

Hay algo que debemos de resaltar en primer plano y son nuestras alegrías. Estas emociones de satisfacción que nos renuevan dentro del gozo de nuestra manera de ser y nos motivan a ser como somos.

En la vida existen momentos amargos y alegres; los cuales constituyen un balance desigual para  cada ser humano pero que tenemos la certeza que es parte esencial para lograr nuestra razón de ser y convertirnos en lo que queremos ser. Esta es la abierta realidad

¿Cómo y por qué? Empieza sin esa interrogante y solo déjate llevar.